Camisetas con arte

Hola,

hoy te voy a contar una de las actividades que más nos gusta hacer y que hacemos todos los años hasta en un par de ocasiones y es sencillamente “pintar camisetas”.

Tengo la suerte de tener dos pequeñas artistas que pintan con todo y por todo, alguna hasta hace grandes dibujos en paredes blancas, por eso, he llegado a la conclusión que necesitan sacar toda esa creatividad que llevan dentro (por eso y por que a mi me gustan mis paredes en blanco).

La pintura en niños tiene muchos beneficios entre los que yo destacaría el desarrollo de su creatividad e imaginación y el refuerzo de autoestima que obtienen, si al niño se le deja trabajar con plena libertad, sin pretender dirigir el tipo de dibujo que debe hacer, los colores que debe usar y como debe o no hacerlo, el niño cuando termina su obra de arte siente una gran satisfacción lo que ante un “¡qué chulo!” se ve reforzado emocionalmente.

Y si como en el caso de las camisetas, después sus padres (o sea nosotros) nos las ponemos para ir a pasear, el niño se siente como un pequeño gran artista.

En estas camisetas nosotras hemos utilizado pintura tempera para tela, de varios colores y para perfilar los dibujos rotuladores para tela, despúes para darle un toque más “chic” (según mi bicha mayor), hemos mezclado tempera con purpurina y hemos pintado un par de detalles.

Cuando en algún momento una de las dos, me dice que se siente triste, le digo, pinta un dibujo, a través de ese dibujo liberaras toda esa tristeza y mañana cuando veas el dibujo te acordaras que hoy estabas triste pero aprenderas que la tristeza también pasa. Y si el caso es al contrario, que han tenido un día fenomenal, le digo pues haz un dibujo, cuando pases un momento de bajón y veas el dibujo te acordaras de que hay días que son geniales.

En fin, espero que adopten la pintura como un medio para poder expresarse y que con ella puedan liberar todas esas emociones que de una u otra manera les afectan.

Felices obras de arte!!!

 

Canción….

esa-cancion

Y sin esperarte, te escucho, traes a mi, un pasado ya muerto, sin embargo se me estremece el cuerpo a medida que entra tu melodía a mi oído, revivo sin buscarlo un camino que fue desde las mariposas en el estómago, al sabor del último beso.

Me pregunto a cuantos estarás removiendo los sentimientos.¡Tú, qué entras sin avisar!. Invades las vivencias y juegas con las recuerdos. ¿Quién te crees que eres, despertando sin cuidado aquel rincón del olvido?.Sabes que tienes el poder de cambiar las cosas, sabes que de ti depende, que la melancolía huya o se haga eterna.

Fuistes tú, acompañante traidora, de un adiós sin retorno. No te guardo rencor, porque a la vez que el nudo oprime mi esternon, se me alegra el corazón de saber que lo que hubo fue tan real que el dolor se aviva cada vez que me acaricias con tus acordes mi alma.

https://youtu.be/kUhByWqLJ_U

 

Tu sonido hace que se me dibuje una sonrisa en mi rostro. Revivo esas tardes en la puerta del recreativo de ese pueblo fantasma en invierno. ¡Qué buenos recuerdos!, risas, confidencias y grandes juegos. Me siento feliz como en antaño, tan solo con el principio de esos acordes, algo nostálgica confieso, solo con ellos, vuelvo a sentir esas mariposas en el estómago que verano tras verano me invadieron y como contigo experimente los primeros roces de cuerpo a cuerpo, disfruto de nuevo el sabor de ese primer beso.

Fuistes tú, acompañante amiga, de ilusiones y amores. Te guardo en mi corazón como barco que me salva de naufragio y cuando necesito de ti, te busco y de nuevo tus acordes hacen cosquillas en mi alma.

https://youtu.be/-d3mZmP_me4

 

Escucho tus primeros acordes y sin darme cuenta, estoy sentada en ese bar, junto a los de siempre, resuenan en mis oídos las risas compartidas de un comentario sin fundamento. Despiertas mi olfato y vuelvo a oler ese olor a té, que nos calentaba en esas tardes frías de invierno, contigo me llega también el sonido de la voz de ese amigo que ya no esta, ¡Cuanto lo echo de menos!. Y es que a pesar de que contigo parece ayer el hoy, de eso ya hace mucho tiempo.Y recuerdo que en tu compañía le confesé a ese amigo que sentía mariposas en el estomago y contigo el, me dijo que tuviera cuidado con el primer beso.

Fuistes tú, cómplice de muchas tardes, de muchas risas, de muchos secretos y muchos sueños. Te guardo muy cerca del rincón de mi recuerdo, donde guardo todas esos sueños y cuando olvido que una vez fui niña, acudo a ti, que eres quien con tu sonido acaricias mi alma haciendo cosquillas en mi recuerdo.

https://youtu.be/yn7HXmzxqV8

Mamá ¿por qué no me hacen amiga?

amigos

Hoy una amiga en una entretenida comida, me ha comentado los problemas que tiene su hija con las amigas en el colegio, muchos de esos problemas también lo padece mi hija (en otro colegio) y siempre se oye algún que otro caso que te parece hasta mentira y es que creo que es mucho más común de lo que muchos queremos creer. Y entonces,  he pensado           ¿ Cómo se podría solucionar?

Tal vez si los mayores nos pusiéramos en el lugar del niño ¿ Cómo no sentiríamos si nos sintiéramos solos durante 5 horas durante 5 dias a la semana durante un curso escolar, en un lugar en el que sabemos que nadie nos va a ayudar?. Y además de sentirnos solos, que ya es bastante estresante y doloroso,  a veces, en esos momentos de soledad alguien o más de un alguien se metiera con nosotros. A mi se me encoge el corazón, cada vez que mi hija me cuenta que ha estado sola en el patio, o que “fulanita” la llama cuatro ojos por que lleva gafas (todavía hoy en día pasa, es alucinante) o que la llaman rara por que no le apetece bailar con los mayores, o que ese día directamente le han dicho que no quieren jugar con ella y aunque no le pase todos los días, no debería pasar ni en una sola ocasión. Y se me encoge el corazón por mi hija y por los millones de hijos que todavía lo pasan. Por eso, creo que es tan importante trabajar la educación emocional, en el colegio debería ser asignatura obligatoria, tan importante como las matemáticas, pero no tenemos que olvidar que también debería ser obligatorio impartir la educación emocional en casa. Cada uno en su casa que lo haga como crea que lo tiene que hacer, pero yo pienso que en el fondo (o quiero pensar) a todos nos gustaría tener hijos felices y respetuosos con el entorno, no solo físico que ahora estamos muy preocupados con la naturaleza, sino con todo su entorno. Yo siempre les digo lo mismo, no hagáis lo que no os gusta que os hagan, es verdad, a veces pienso que a este paso lo de mis hijas va a ser “lo raro” y acabaré haciéndolas tontas, por que, por ejemplo llegamos a un parque y no se cuelan nunca, vamos a ver un cuentacuentos y siempre respetan el sitio de los demás, siempre respetan a los más pequeños, en fin, a veces pienso que soy de otro planeta, aunque también sé que en ese planeta habrá más gente que también se preocupan de que sus hijos miren más allá de sus pies.

Por eso, he estado buscando cuentos que le puedan hacer entender a mi hija porque alguien puede llegar a meterse con ella o algún cuento en el que le pueda explicar como solucionar ese problema. Pero no he encontrado nada. Así que haré mención de cuentos como “MI LADO DE LA BUFANDA” de Carmen Parets, cuento que nosotras trabajamos mucho, ya que me parece que explica muy bien en que consiste la amistad, en el, se habla de la amistad de dos niños que a pesar de que hay momentos en los que no están de acuerdo o momentos en los que no están juntos siguen siendo amigos porque se quieren. Os dejo video de You Tube en el que Catacricatacrac nos lo cuenta:

https://youtu.be/y8bq63NqaF4

Después hace ya bastante encontré un cuento que estaba colgado en Faros Els contes d’àvia del hospital Sant Joan de Déu que se titula “NO ES MI PROBLEMA” de Mireia Vidal en donde nos cuentan la historia de una niña que llega nueva a un colegio y que a pesar de que hay alguna niña que le gustaría hacerse amiga de ella, hay otra que no tiene intención de que ella tenga amigas.

http://faros.hsjdbcn.org/es/recomendacion/no-mi-problema

Espero que entre todos hagamos un mundo mejor. Feliz lectura

El blog de Lola: Por fin la playa

playa

Si os lo cuento, no os lo vais creer, ¡Vaya día!.

Esta mañana mi Manolo se ha levantado casi cuando el sol se escondió y me ha dicho con ese tono cariñoso que él usa cuando habla conmigo: – Lola, venga que en cinco minutos salimos

Yo como ya lo conozco, no se lo digáis, pero anoche ya me acosté con el bañador y deje todo preparado en la puerta, menos las cervezas, que ya os dije que si no estaban fresquitas no le gustan a mi Manolo, las he metido en la nevera, me he puesto el pareo y he cogido una mesa plegable que tenemos, que anoche se me había olvidado y lista y dispuesta a por día de felicidad conyugal.

He metido la sombrilla, la nevera, la bolsa de la playa, la hamaca, el colchón, el hinchador y la mesita en el coche y mientras mi Manolo ponía gasolina he puesto el Cd de mi Manolo Escobar, ¡Ay, si pudiera cambiar Manolo por Manolo!.

La playa esta a unos 20 kilometros de donde vivimos, así que en una horita ya estábamos allí, yo creo que hemos venido volando, casi no veía ni los árboles, hemos aparcado y he cogido la sombrilla, la nevera, la bolsa de la playa, la hamaca, el colchón, el hinchador y la mesita y en 20 minutos en la playa.

Al llegar hemos tenido la oportunidad de elegir sitio, al principio mi Manolo decía de ponerse detrás del todo, para que no le llegara el agua a los pies y que los niños no le molestaran, que tienen la fea costumbre las madres de ponerse con los niños en las orilla, pero después de soltar todas las cosas, dice que no, que ya que ha llegado el primero que se pone en primera linea, así que he cogido todo para colocarnos en primera linea, pero nos hemos puesto al principio de la playa, pero claro, mi Manolo tiene razón, cuando llega la gente se colocan siempre al principio y uno no va a la playa para estar con una multitud, entonces he cogido todo y nos hemos ido a la mitad, pero ahí mi Manolo, ha pensado que tan en la orilla, lo único que ve es el mar y el necesita tenerlo todo controlado, así que al final nos hemos quedado en segunda linea en la mitad de la playa.

Una vez decidido el sitio, he colocado la sombrilla, le abierto la hamaca a mi Manolo y se la he puesto debajo de la sombrilla, he colocado a su derecha la nevera, he puesto mi hamaca en el sol, he hinchado el colchón, le he puesto protección 50, me he puesto protección 20 , le he hinchado la almohadilla y después la mía, he abierto y colocado la mesa a la izquierda de mi Manolo, he sintonizado la radio en la Ser para que no se pierda “el Carrusel deportivo”. Y……. le he abierto la lata de berberechos, la de aceitunas y le he sacado la primera cerveza…..

Mientras tanto mi Manolo sentado debajo de la sombrilla ejerce de vigilante de la playa, le marco mucho en su infancia la Parmela Anderson en los vigilantes de la playa, que pasa una chica a la derecha ahí fija el su mirada, que pasa otra a la izquierda, pues hacia allá mueve él su cabeza, no os lo creeréis, pero mi Manolo no hay vez que vaya a la playa que no acabe con tortícolis, pero es que el pobrecillo pasa una pena por todo, sobretodo por las que van con las peras al aire, dice que el día menos pensado se sacrifica y se ofrece de aguantador, por que no puede ser bueno para la espalda que tiren el peso colgado hacia adelante.

Yo entre tanto tumbadita, hasta que de repente una olor a queso me ha sacado de mi más entretenidos pensamientos, si hubiese sido un ratón me hubiese dado la tentación de echarle un bocado, pero ni lo soy, ni se trataba de queso, era la olor de unos pies que habían decidido depositarse en un extremo de mi toalla, los ojos se me hinchaban, estos pies iban seguidos de un cuerpo 15 familiares más y 12 amigos y yo me pregunto ¿A qué se debe esa manía que tiene la gente de llegar a las doce del mediodía y creerse los dueños de la playa? ¿Es qué acaso es una moda? Bueno, no os podéis imaginar lo que me ha molestado, por que mi Manolo no lo ha visto, que estaba pendiente de ejercer de vigilante, por que si no, ufff, pero yo muy educadamente le he dicho: – Oiga caballero si quiere ocupar un trozo de mi toalla, hágame el favor de irse al agua y lavarse esos pies, que soy alérgica al queso. Y el sorprendiéndome su educación me ha dicho.- lo siento pensé que bastaría con airearlos, discúlpeme señora que ahora mismo voy a pegarme un chapuzón.

Delante de las 27 personas que acompañaban al caballero que se ha ido a pegar el chapuzón, había un niño jugando en la orilla, su madre le ha dicho: – Anda Juanito si no te quieres mojar, veta allí detrás a jugar con el cubo y la pala, que aquí me estas poniendo la toalla llena de arena. ¡Ole!, a donde ha ido a para el Juanito, si señor, al otro extremo de mi toalla, pala va, arena llega, pala va, arena que nos vuelve a llegar, que el Juanito tiene que ir con el cubo a por agua, pues acorta por nuestra toalla, para que dar la vuelta, que vuelve con el agua y se le cae un poco encima de nuestra toalla, pues no pasa nada, su madre esta tumbada como lagarta al sol en su toalla sin arena y sin agua. Uff, he estado apunto de ir y colocarme en la toalla con la madre, siempre con educación, explicándole a la madre que es que a mi tampoco me gusta tomar el sol sintiéndome una croqueta…….Pero cuando me disponía a levantarme he oido un clak, me he girado y ahí estaba mi Manolo, con el cuello encajado de tanto ir y venir controlando delanteras. Nada que hemos acabado nuestro día de playa en urgencias con un ataque de cabreo y un esguince cervical. Espero que de septiembre a Mayo mi Manolo se olvide del desafortunado final de día, porque ni diciéndole que ha perdido toda la barriga vuelvo yo a la playa.

El Blog de Lola: Operación “Pareo”

coche playaCuando llega el verano lo que más me gusta hacer es ir a la playa, así que cuando llega Mayo yo ya voy preparando a mi Manolo. Os preguntaréis como, pues muy fácil, con psicología inversa, sí, sí, con él no falla, si yo digo arriba él dice abajo, así que yo le digo;

  • Manolo, ¡ay, qué ver cuanta barriga has perdido!,
  • Manolo, estas más atractivo que el año pasado,
  • Manolo, miedo me da cuando vayamos a la playa me voy a tener que quitar a las moscardonas a tortas,
  • ¡Ay, Manolo, yo no sé si este año vamos a ir a la playa que hay mucha lagarta suelta y tu estas muy de ver!,
  • ¡Uy, Manolo, que pocas ganas tengo que llegue el verano, que cuando llega tu quieres ir a la playa y a mi me da una pereza !….

Y tirado el anzuelo pescado el pez, basta que el piense que yo no quiero ir para que el quiera… nunca falla. Así que cuando llega el calor, mi Manolo me dice con su voz de aquí se hace lo que yo quiero: -Lola, mañana nos vamos a la playa…..Yo pongo cara de: – ¡Ay, Manolo, de verdad, y no puedo quedarme!……..Y él me contesta muy serio: Lola, vamos a la playa y punto.

Las palabras de mi Manolo van a misa y en ese mismo momento empieza la operación “pareo”, ¿que qué es eso?, pues eso son todas las cosas que debe hacer una para ir preparada a la playa:

  • Sacar mi modelito de verano, bañador reductor (no porque me haga falta, pero estaba de saldo), pareo a conjunto, pamela de mimbre que se lleva mucho y protege de manchas y gafas de sol de esas anchas que llevan las famosas.Para mi Manolo, su bañador de esos tipo slip que son los que a él le gustan, dice que las cosas las tiene que llevar recogiditas que sino le da la sensación que las va a perder y la gorra de San Miguel que le toco en el bar de Paco por ser el cliente del año (el premio era la gorra y la sombrilla, que no he visto yo mejor premio porque es de esas cosas que siempre se acaban usando).
  • Preparar la tortilla y los bistec rebozados, mientras meto las toallas en la bolsa de playa, hacer un poco de gazpacho, mientras busco los protectores, el 50 para mi Manolo, que el pobre tiene la piel muy delicada y para mi el 20 para que el lunes mis compañeras se mueran de envidia, además no pienso contarles nada para que les den vueltas a sus cabezas, que falta les hace. Cortar la sandia y el melón, coger un par de latillas de berberechos y una de aceitunas, subir al trastero a buscar las hamacas, la sombrilla de San Miguel (la que ya os he dicho del bar de Paco) y la nevera, bajar y buscar la radio de mi Manolo que él no puede perderse el carrusel deportivo, sino de que va hablar el lunes en el bar, preparar la nevera, no puede faltar la cervecita fresquita, que es lo único que le entretiene a mi Manolo, eso, la radio y las delanteras femeninas, aunque más que por él lo hago por mi porque mientras hay cerveza hay playa, se acaba la cerveza, volvemos a casa.
  • He metido también en la bolsa de playa las dos almohadillas hinchables para ponerlas en la hamaca, es que sino mi Manolo cuando la usa para tumbarse pierde visión y él necesita tenerlo todo bajo control y mi colchón hinchable y el hichador porque a mi lo de soplar como que no, me compré el año pasado uno de esos de sube y baja y de paso hago pectorales.
  • También he bajado con un cubo de agua para echárselo al coche por encima y con la aspiradora, que mi Manolo tiene alergia al polvo y yo no quiero que vayamos todo el camino escuchando estornudos en vez de a Manolo Escobar, que para mi es mi ídolo, gente como Manolo Escobar no debería morir nunca. Mira cuando canta esa de “no me gusta que a los toros lleves la minifalda” me pongo de un melancólico, sí, lo sé… soy un poco sensiblera, pero es que me acuerdo de mi primer novio, sí, que os pensabáis, yo también tengo un pasado…..bueno volviendo al novio, mi primer novio era un gran torero, bueno la verdad, es que quería ser torero, bueno vale, le hubiese gustado ir un día a los toros, pero un día en el campo de su padre, le pego un revolcón una vaca cuando fue a ordeñar la y ya nunca más se pudo acercar a ningún rumiante, pobre José, cuanto me acuerdo de él.

¡Hale, todo preparado!, me encantaría seguir escribiendo pero me tengo que ir a la cama, que Manolo mañana, antes de que cante el gallo, ya esta en la puerta para que marchemos, dice que así no tiene que poner el aire acondicionado en el coche y no gastamos tanto y que si llegamos temprano aparcamos cerca y no tengo que ir tanto tiempo cargada con las cosas de la playa y es que mi Manolo es muy miraito, bueno mañana os cuento como me ha ido el día, ¡Qué ilusión!.